​​​Tiene como función gravar los ingresos y el salario percibido por un trabajador.​​​​​