​Es el monto acordado que pagará el patrón al empleado por la prestación de un servicio.​