​​​Cuando a un empleado se le tiene que realizar un recálculo de integrados por aumento en la antigüedad o del salario mínimo y se encuentra incapacitado, se le debe realizar el recálculo de integrados hasta que termine su incapacidad y regrese a laborar, esto con fecha posterior al último día de incapacidad.

En la práctica, cuando el instituto recibe la modificaciones en aumento, aunque el empleado se encuentre incapacitado las acepta. Esto es, si la modificación de salario fuera en disminución (caso PV(Percepciones variables)) el instituto la rechaza, porque al estar incapacitado pagó beneficios con un salario más al​to.